el futuro, el coche eléctrico

La llegada del coche eléctrico. ¿Preparados para el cambio?

Después de un periodo de transición por parte de los automóviles híbridos, actualmente es el coche eléctrico el que está entrando con mucha fuerza en el parque automovilístico, siendo el del automóvil uno de los mercados clave de la economía mundial.

Tal es la realidad que los expertos coinciden en que en el futuro todos los coches utilizarán energía eléctrica, por lo que tan solo la pregunta que surge es cuántos años tardará el proceso de sustitución de los automóviles propulsados por gasolina o gasoil por los eléctricos, si los híbridos seguirán en su papel de vehículos de transición o, si por el contrario, el paso definitivo a la propulsión 100% eléctrica será mucho más rápido y directo de lo previsto.

En cualquiera de los casos quedan aún muchos retos tecnológicos y problemas logísticos por resolver, así como factores a tener en cuenta como la disponibilidad y velocidad de los puntos de recarga u otro muy importante como es la autonomía de los vehículos, aunque para todos ellos la tecnología tiene gran capacidad de evolución y conseguirá progresar rápidamente para dar solución en un corto espacio de tiempo a dichos factores.

Está claro que cuando la producción del coche totalmente eléctrico se generalice supondrá unos cambios muy importantes en cuestiones como: el medio ambiente, el uso de la energía y los mercados mundiales.

En otras palabras: el coche eléctrico va a cambiar las reglas de juego de nuestra economía cada vez más global e interconectada, lo que supondrá un impacto de gran envergadura en el mercado global.

Cambios en la industria del automóvil

Es el propio mercado de la automoción el que se verá más directamente afectado. Se avecina una revolución en el sector y está por ver qué consecuencias va a tener en una industria históricamente bastante reacia a los grandes cambios y dominada por unas pocas grandes marcas que se reparten la producción a nivel mundial.

Los cambios afectarán no solo a fabricantes directos, sino también a empresas de servicio y suministradores, ya que los vehículos con motores eléctricos tienen un principio de funcionamiento distinto a los de combustión, y para el que necesitan un mantenimiento y unas piezas de recambio muy distintas.

Al mismo tiempo, se está produciendo un cambio radical en las cuotas de mercado del automóvil a favor de marcas emergentes, innovadoras y pioneras como es el caso de Tesla.

coche eléctrico

Cambios en el mercado energético

Otro sector que se verá afectado por las consecuencias de la generalización de los coches eléctricos será el energético. Hay que tener en cuenta que, a día de hoy, prácticamente la mitad del consumo de petróleo mundial se destina a la fabricación de combustibles para vehículos de explosión bien de gasolina o gasoil.

El cambio del tipo de energía para propulsar los automóviles supone una notable pérdida del protagonismo del petróleo a favor de otras fuentes de energía, como la eólica, solar o la hidráulica.

Esta transición ya en marcha, apunta a que podrá cambiar el actual organigrama mundial, puesto que se producirá una menor dependencia de los países productores de petróleo a favor de los productores de energías alternativas.

Proceso de sustitución

Los coches eléctricos tienen, en principio, muchas ventajas. Una de ellas es que contaminan mucho menos al no contar con motores de explosión. Por lo que cuando los gobiernos asuman que estos vehículos mejoran en gran medida los índices de contaminación de las grandes ciudades y que de este modo,  la salud y calidad de vida de los ciudadanos se ve favorecida, aumentarán mediante leyes y ayudas las tasas de sustitución de los vehículos.

Este dato puede ser muy positivo para el sector, pero para poder alcanzarlo con éxito hay que tenerlo todo muy bien preparado con capacidad de conseguir un alto ritmo de fabricación y mantenimiento de un producto del sector del automóvil, muy diferente al que estamos acostumbrados con los vehículos de gasolina o gasoil.

Queda claro pues que la generalización de la producción del coche eléctrico va a suponer un punto de inflexión no solo en la industria del automóvil, sino también en la economía mundial. Tratar de ignorarlo o minimizarlo, por parte de los gobiernos así como de las empresas del sector automovilístico y energético, sería un gran error.

El cambio está en marcha y ha venido para quedarse, esa es la realidad. Si quieres empezar desde ya siendo partícipe del cambio, descarga nuestra app y empieza a ser un CityZen.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *