energía colaborativa

Energía colaborativa

La energía colaborativa se basa en los principios de la economía colaborativa definiendo esta como un sistema de relaciones e iniciativas donde los bienes y servicios son compartidos entre particulares a través de Internet ya sea de forma gratuita o por un precio estipulado.

Cuando se habla de energía colaborativa nos estamos refiriendo a compartir la energía siendo la infraestructura para crearla de nuestra propiedad o no.

Se trata de crear comunidades capaces de producir, almacenar y compartir energía renovable, las cuales organizadas se convierten en mercados p2p de energía.

La empresa Sonnen, energía colaborativa en funcionamiento

Un ejemplo de energía colaborativa en funcionamiento es la empresa alemana Sonnen que empezó a conectar a Internet las más de 30.000 baterías domésticas que había vendido a sus clientes. Fue al analizar los datos de las baterías de dichos clientes cuando descubrieron que individualmente no conseguían equilibrar la producción para sí mismos pero que como comunidad productora si lo lograban.

En consecuencia han creado una comunidad con mas de 8000 socios en Alemania cuya plataforma gestiona automáticamente la energía generada por todos ellos. De tal forma que si en una zona hay un excedente de energía limpia se transporta a la zona donde haga falta, compensando de forma efectiva la oferta y la demanda.

Con todo el mayor problema que presenta este modelo es la creación de una red de transporte ya que crear una red paralela a la existente tendría un coste muy elevado. En el caso de Sonnen llegó a un acuerdo para utilizar la red ya existente para el transporte en Alemania, y la plataforma de la comunidad es la que se encarga de controlar la energía entrante y saliente de forma inteligente, donde el consumidor permite que le gestionen la batería y los generadores a cambio de una tarifa plana de coste muy reducido.

Ventajas de la energía colaborativa

Por tanto son muchas las ventajas que podemos obtener con este sistema:

  • Aumento de la producción mediante las energías renovables.
  • Ahorro en la factura de la luz (la energía podría salir prácticamente gratis).
  • Mejor funcionamiento del sistema eléctrico.
  • Y una mayor capacidad de gestión y autocontrol de la sociedad en cuanto a la eficiencia y producción energética.

A la vista de todo ello podemos concluir que la energía colaborativa se convierte en una nueva fórmula de producir y consumir energía dentro del universo de la economía colaborativa.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *