economía compartida

Economía Compartida 2.0. El cambio disruptivo real

¿Cómo podemos llevar a cabo el cambio real de economía colaborativa a economía compartida 2.0.?

Efectivamente, como hemos dicho antes de la pausa para el café, la economía compartida (la economía colaborativa actual) tienen una serie de ventajas, pero no son en sí mismo un cambio de paradigma económico. Son solo un cambio de manos de poder de unos monopolios a otros.

La gran oportunidad ante la que nos encontramos con fluenZity es poder aplicar lo aprendido de estos modelos de economía compartida, economía colaborativa, y añadirle los elementos que nos pueden ayudar a generar un cambio disruptivo real.

¿Cómo podemos hacerlo? fluenZity y el Blockchain 

Efectivamente, Blockchain, nos permite reequilibrar de forma no concebida hasta ahora, algunas de las variables que influyen en esta ecuación: 

Blockchain y el sistema de contabilización de activos

En primer lugar, nos permite poner en valor los activos que actualmente se encuentran infrautilizados y que, gracias a Internet y a los modelos de compartición real, pueden tener una segunda oportunidad. Voy a introducir una anécdota que ilustra hasta qué punto, esto resulta familiar para mí:

Yo nací en la zona madrileña del Rastro, cosa de lo que me siento orgulloso. Para los que no conozcan, el Rastro de Madrid es una especie de zoco o mercado al aire libre que discurre por las calles de la parte vieja de la ciudad. Sobre el Rastro, había un dicho que rezaba así: «una, dos y tres, una, dos y tres. Lo que usted no quiera, para el Rastro es.» Es decir, las cosas viejas que unos no quieren pueden ser muy útiles para otros.

En las economías compartidas, eso es un potencial que por ejemplo Uber y Cabify, no cumplen, dado que los vehículos que utilizan son nuevos, cosa que contenta enormemente a los concesionarios de coches. Para esto, Blockchain, nos aporta un sistema de cuantificación de los activos, al permitir la tokenización de los mismos y establecer una forma de contabilizarlos, así como las transacciones que se realicen sobre ellos.

Blockchain y obtener un beneficio

La segunda variable que introducimos con Blockchain, es la de compensar adecuadamente a los que aportan dichos activos y hacerlo no solo pecuniariamente, sino con participación en el beneficio de la Comunidad y en la generación de valor a medio y largo plazo de la misma en función de las aportaciones que realizan cada individuo.

«Economía Compartida 2.0 = Economía Compartida + BlockChain – Poder Monopolístico»

Blockchain y dar el poder a la comunidad


En tercer lugar, gracias a Blockchain, podemos introducir algo que muy pocas iniciativas se han preocupado de aportar en la llamada economía compartida: dar a los miembros que forman la Comunidad la oportunidad de ser miembros activos en la toma de decisiones y estrategia del proyecto. Pasar a ser dueños de su destino. 

Está en boca de todos la palabra democracia, pero en algo tan avanzado y que tiene tanta trascendencia como Internet, nos encontramos en la situación de que la mayoría de las veces, estamos ante el Internet que los grandes monopolios informativos les interesa vendernos.

Esto da para otro artículo, pero solo hay que ver, hasta qué punto los radicalismos, son retroalimentados por lo que las masas ven en Internet y cómo Internet ha pasado de una herramienta increíble para culturizar, a una herramienta tremendamente eficaz para verter información sesgada sobre las masas.

Pues bien, en estos momentos gracias a Blockchain, podemos reconquistar el poder de decisión sobre nuestro destino, al menos del destino de nuestra Comunidad; del destino de la Comunidad en la que compartimos nuestros recursos. Es lo que llamamos la descentralización del poder que aporta Blockchain y que, en este caso, nos permite aplicarlo a algo tan beneficioso como una economía sostenible a medio y largo plazo.

Blockchain es transparente

Como cuarto elemento y consustancial con Blockchain está la transparencia que ofrece y garantiza dicho protocolo y que nos permite generar, lo que todos buscamos cuando nos encontramos en un entorno económico y transaccional, la confianza. 

Esa confianza que nos va a permitir, saber que, si aportamos un activo y se usa dicho activo, la compensación que percibamos en la preacordada y que no va a ser necesario entrar en disputas o disensos y que, si eventualmente se entrara en los mismos, estos serían resueltos de acuerdo a unas normas y reglas previamente establecidas.

Compensación a todos los miembros de la Comunidad; toma de decisiones descentralizada; transparencia y confianza, unido a la utilización de activos que eran infrautilizados. Todo ello unido, nos da una economía sostenible a medio y largo plazo.

Si unimos en un solo punto los cuatro elementos anteriormente mencionados y los aportamos a Comunidades de individuos con ciertas afinidades, conseguimos un resultado altamente ventajoso para cualquier planteamiento económico aplicado en la actualidad.

Es lo que los economistas hoy en día han comenzado a llamar Economía Participativa o Economía Compartida 2.0 y lo que empezamos a construir aquí.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *