vehículos eléctricos

Compartir la energía en vehículos eléctricos

Plataforma de economía colaborativa orientada a la reducción del impacto de la recarga de vehículos eléctricos en la Red

La propuesta de plataforma de economía colaborativa que se expone a continuación consiste en que los vehículos eléctricos con excedente de energía almacenada en sus baterías puedan aportar dicha energía a aquellos que requieran recargar en las suyas durante el día, y que estén aparcados en la misma zona y a la misma hora.

¿Por qué una plataforma de economía colaborativa para vehículos eléctricos?

A través de esta plataforma de vehículos eléctricos es posible disminuir significativamente el coste de la recarga a aquellos usuarios que necesiten hacerlo fuera del horario nocturno, al tiempo que reducir el impacto de esta sobre la red, puesto que dicha recarga se realiza intercambiando energía entre vehículos aparcados en la misma zona, sin necesidad de estar conectados a la Red eléctrica.

Por otro lado, esta propuesta de plataforma de vehículos eléctricos evita que a nivel de generación y de red de transporte, si la recarga se realiza sin control cuando los vehículos eléctricos llegan a su domicilio (coincidiendo con los periodos de mayor consumo), la relación punta-valle de la demanda aumente significativamente, siendo necesario reforzar las infraestructuras para soportar dicho incremento y aumentando las emisiones de C02 al tener que poner en marcha las centrales eléctricas para periodos punta más contaminantes.

Así mismo, a nivel de red de distribución aparecen una serie de problemas comunes asociados a la recarga no controlada tales como el aumento de las caídas de tensión en las líneas, el incremento de las pérdidas, la sobrecarga de los transformadores de distribución y por tanto la aparición de desequilibrios en la Red.

Compartir energía en vehículos eléctricos, ¿cómo lo hacemos?

En fluenZity queremos presentar una nueva forma de solventar este problema basado en aplicaciones de economía colaborativa donde la interacción de dos o más usuarios para satisfacer la necesidad de recargar su vehículo eléctrico a través de una plataforma digital peer to peer, permite monetizar un recurso infrautilizado, que en este caso es la energía excedente en las baterías.

Dos tipos de comportamientos en usuarios de vehículos eléctricos

Para la validación de esta solución propuesta se han identificado dos tipos de comportamientos de posibles usuarios de vehículos eléctricos:

  • Usuarios que recorren diariamente una distancia inferior a la autonomía real de un vehículo eléctrico, llegando al final del día con un excedente de energía almacenada en sus baterías (conjunto A).
  • Usuarios que, pese a recorrer distancias superiores a la autonomía diaria de este tipo de vehículos, realizan paradas a lo largo del día lo suficientemente largas como para ser aprovechadas para recargar, de forma que no vean modificados sus patrones de movilidad actuales (conjunto B).

Por otro lado, se asume que todos los usuarios recargan sus vehículos eléctricos en sus viviendas en horario nocturno, cuando el precio de la energía eléctrica es el más bajo y que los usuarios del conjunto B tendrán que realizar la recarga durante el día para poder finalizar sus viajes diarios.

Para ello, para cada uno de los usuarios del conjunto B, un sistema de optimización individual se encarga de determinar cuándo (y dónde) deben realizar dicha recarga, teniendo en cuenta el precio de la energía eléctrica en periodo diurno y el tiempo que necesitan para recargar.

Finalmente, un software agregador recoge toda esta información y, analizando también el estado de todos los vehículos eléctricos del conjunto A, se determina el precio óptimo de venta de energía entre vehículos en cada zona y en cada hora, obteniéndose una situación beneficiosa para ambos conjuntos de usuarios.

¿Podremos usar las mismas baterías en los vehículos eléctricos?

Por último puntualizar que para poder realizar este intercambio de energía entre vehículos eléctricos será necesaria la utilización de unas baterías, que a diferencia de las actuales de iones de litio, permitan la carga y descarga de las mismas, en principio tantas veces como sea necesario, al tiempo que poder ofrecer una mayor autonomía, estabilidad y seguridad. Todo ello se podrá conseguir con las llamadas baterías de estado sólido cuyo funcionamiento y estructura interna desarrollaremos en un próximo post.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *